En web, el tamaño y la calidad de las imágenes importan, y mucho. Que una página esté repleta de imágenes sin tratar solo nos llevará a un mal resultado. Tanto el peso como la calidad afectarán. Cuanto más pesen, más tiempo necesitarán para ser cargadas, lo que hará que toda la página cargue demasiado lento para la experiencia del usuario.

Estas deben ser poco pesadas, pero a la vez tener una calidad correcta para poder mostrarla al usuario. Para ello, trataremos todas las imágenes una a una para que bajen al mínimo peso posible sin perder la calidad.

Si necesitas una web fluida y competente con el mercado actual, este es tu sitio. Solicita más información desde la pestaña de contacto. Te esperamos.